Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Mundo maravilloso’ Category

Cardaño de Abajo

Ir a la montaña en otoño siempre es una apuesta sobre seguro para disfrutar de nuestra Madre Naturaleza. Vale, puede ser que llueva, no todo es perfecto, pero el olor que se desprende de las faldas arboladas o de las majadas tras el aguacero no se percibe desde el salón de casa. Es que uno es muy del otoño, para qué vamos a negarlo.

El caso es que pasamos este fin de semana en Cardaño de Abajo, pueblico en mitad de la Ruta de los Pantanos del norte de Palencia. El pueblo, que está a las faldas del pico Espigüete, en sí no tiene nada, salvo sus casas rurales y un parque infantil con suelo de goma de colores y césped artificial (casi ná). Las terrazas blancas entre la línea del agua y el verde del monte informan de que el pantano al que se asoma Cardaño, creo que es el de Camporredondo, ha perdido varios metros de altura debido a la sequía. La casa rural de La Tenada, donde nos alojamos, es, en realidad, un conjunto de casas agrupadas por la misma denominación, aunque cada una lleva su nombre propio y adecuado al entorno: Ciervo, Jabalí, Oso…

Los diez otoñeros que nos juntamos ocupamos la casa llamada Oso. Nos pareció muy completa y un tanto incómoda para ciertas cosas. Completa porque está preparada para quedarse aisaldo y no aburrirse: internet, tdt, tele de pantalla plana, equipo de música y de dvd, infinitud de películas y de cedés musicales, billar, mesa de pingpong, mesa de mármol con los 64 escaques del ajedrez, el cuál esté compuesto por piezas de 15 centímetros hechas a mano (los peones son bujías, las cabezas de los caballos son tuercas grandes, y así las demás), turbomix, teléfono con tarifa plana para fijos, telescopio, bicicletas, dardos, ¡kayak para el pantano!, trineos, rueca… Y un tanto incómoda para los más altos, porque las habitaciones estaban en el segundo piso y el techo estaba como a metro ochenta, más o menos; si bien eso no tenía demasiada importancia, el hecho de que 4 de las 10 plazas se encontraran en un altillo sobre la mitad del salón, sin pared que las aislase de la tele (por ejemplo) o de la conversación que abajo pudiera tener lugar, obligaba a que, o no se hiciera ruido en el salón (imposible) o se fueran todos a la cama a la vez. Pero, ¿quién quiere quedarse a ver la tele por la noche cuando te espera la montaña al día siguiente?

Pues yo me hubiera quedado, porque esta vez no andaba muy cristiano para irme de senderismo durante cinco horuelas madrugando un sábado a las 8 de la mañana. Así que me conformé con el pequeño paseo del domingo por la mañana, con los niños y sus sillas, arrasatrando mis cada vez más obsoletos abductores y mi incipiente lorza-flotador. Pero mereció la pena… No sé qué fantasma japonés me ha insuflado la siguiente idea: ver una ardilla supone tener buena suerte. Si en Occidente se considera que cruzarse con un gato negro es sinónimo de desgracia, yo pienso lo contrario con las ardillas. Irracional, sí, pero cuando ocurre, sonrío automáticamente. Y sonreír eleva la moral. El domingo me di cuenta que no sólo las ardillas me cambian el espíritu de ánimo, hay otros animalillos del Señor que, por su dificultad para verlos en su hábitat natural, también han logrado hacerme sonreír.

Jugaba yo con Samuel al lobo y al cordero (versión metafórica del pilla-pillla –y no papelinas, Mingafría-) por una de esas majadas alfombradas de plastas resecas de vaca cuando, en un “vamos a descansar, macho, que tu padre no está para estos trotes”, me agacho a respirar y observo cómo se mueve una pajita amarilla entre el césped. Cuando logro centrar la vista, compruebo que ¡¡la pajita tiene patas!!. Ya me agacho lleno de curiosidad cuando veo que una brizna de hierba se cruza entre mis ojos y la pajita con patas. Ni brizna de hierba ni pajita, ¡eran insectos palo! La primera vez que descubro este tipo de insectos en el campo. Siempre he pensado que sólo existían en los libros fotográficos de animales, en las selvas brasileñas y en documentales de David Attenborough. Pues no, en Cardaño de Abajo, dos de ellos (no sé si madre e hija o macho y hembra) intentaban zafarse de mis dedos. La sorpresa me hizo dudar breves segundos. Llamé a Samuel, que no se coscó de nada, a Roberto, el biólogo de la excursión, para que corroborase mis escasas sospechas, y a Mamen, que estaba haciendo fotografías al grupo con un “camarón” digital impresionante, para que retrara una maravilla de la Naturaleza. Yo me quedé contento y satisfecho con aquel paseo corto y plano, pese a tener el Espigüete a unos pocos kilómetros.

NOTA: “camarón fotográfico digital” ni se come en tortillas virtuales ni tiene que ver con maestros del flamenco.

Anuncios

Read Full Post »

Hace unos días volcaba aquí mi esperanza de encontrar a Migdalia en el incierto universo que es el barrio de Nueva Vida, en Ciudad Sandino (Nicaragua). Le enviaba el libro de El Camino, de Miguel Delibes, a través de Javi, un amigo y voluntario de la FISC.

Ayer escribí a Javi para preguntarle por el viaje y sus primeras impresiones sobre el proyecto de Redes, en el que está colaborando. Entre su  respuesta me decía lo siguiente:

SOBRE MIGADALIA… SIENTO TENER QUE DECIRTE…………………………………………………………………………………………………….

…………………………………………………………………

………………………………………….

………………………….

……………..

……..

.

QUE SI LA ENCONTRAMOS… TIENE TU MAIL, TU LIBRO Y LE HIZO MUCHA ILUSION…. RECUERDAS QUE ENRIQUE NOS CONTÓ LA ANECDOTA DE Q VINIERON UNOS ESPAÑOLES Y EN EL PRIMER DIA DE VISITA CASI SE VUELVEN PQ ALGUIEN HABIA MATADO A OTRO(QUE LUEGO RESULTÓ NO ESTAR MUERTO, PERO QUE LUEGO SIGUIERON CAMINANDO Y SE ENCONTRARON A ALGUIEN QUE LES DIJO “GRACIAS POR HABERME AYUDADO EN REDES PQ AHORA TENGO UNA BECA EN FE Y ALEGRIA Y QUIERO SER CHEF O NO SÉ QUE OTRA COSA?… PUES ERA ELLA.

TE ESCRIBIRA Y YO TE LLEVARÉ LA CARTA…

La alegría por la noticia me sigue durando hasta ahora. Es más, se ha incrementado esta mañana porque Redes tiene un blog en el que anotan las noticias más relevantes que acaecen por allá. Una de estas noticias no pdía ser otra que la llegada de Javi al proyecto. Javi me dijo que lo echara un vistazo y… ¡tachánnnnn! La noticia viene con una foto de Javi, abrazando a Migdalia y con (creo) El Camino en la mano, aún sin desenvolver. Lo he recibido como un auténtico regalo.

Migdalia no sólo está, sino que tiene claro lo que quiere. Espero recibir sus noticias y comprobar que la vida la ha tratado como ella merece. Y merece mucho y bien.

Desde aquí doy las gracias a Javi por el favor y a Enrique, director del proyecto de Redes, que ha ayudado a localizar a Migdalia.

¡MUCHAS GRACIAS A TODOS!

¡”BIENVENIDA”, MIGDALIA!

Read Full Post »

Cuento enviado por un padre con hijas adoptadas en China a otro padre con hijo adoptado en Etiopía.

– o –

Había una vez una granja, en la que las gallinas eran tan felices que ponían siempre los huevos perfectos. Por las mañanas el granjero, que también era muy feliz, recogía los huevos, y estos acababan siempre en un pequeño colmado, donde una amable señora los vendía.

Una mañana, como siempre, el granjero llegó y recogió los huevos poniéndolos en una caja. Cuando acabó subió la caja a su coche y se dirigió al colmado, en el que le esperaba la amable señora.

–         Buenos días – dijo él saludando

–         Buenos días – contestó ella -¿Cómo están hoy?

–         Estupendos, tienen una pinta fantástica.

Abriendo la puerta de atrás del coche, levantaron la tapa de la caja y al ver la señora que de verdad todos parecían fantásticos pagó al granjero, que le ayudo a descargar la caja en la parte trasera de la tienda.

Como todos los días, la señora se preparó para poner los huevos en las hueveras, pues los vendía de seis en seis. Como habían muchos huevos blancos, y muchos de color tostado, empezó a repartirlos de forma que en cada huevera hubiera o bien seis huevos blancos o seis de color tostado, para que no estuvieran mezclados, pero tras hacer el reparto, cuando sólo le quedaban seis huevos, se dio cuenta de que 5 eran blancos y el otro no, y como no podía hacer otra cosa puso los 6 huevos juntos en una huevera.

Ya os he dicho que ese pequeño colmado vendía los mejores huevos de la ciudad, y como siempre las ventas fueron estupendas. Aún no era medio día cuando una señora compró la última media docena, la que tenía los cinco huevos blancos y uno tostado.

–         Mamá, mamá !! – Le gritó su hijo – Estos huevos están mal, hay uno de diferente color

–         No hijo, es igual que los huevos sean de un color o de otro. Todos están igual de buenos

–         No mamá, yo sólo quiero huevos blancos

Como todos los niños, cuando se les mete una cosa en la cabeza ya no hay quien se la saque.

–         Haremos una cosa – dijo su madre después de discutir – Hoy en casa todos comeremos dos huevos,  papá, tú y yo. Si aciertas quien se come el huevo tostado jamás volveré a comprar huevos de ese color.
El niño, aunque enfadado y refunfuñando no tuvo otro remedio que aceptar, convencido de que encontraría una forma de diferenciarlos.

Al llegar a casa se puso a observar los huevos para ver si el tostado era de diferente tamaño y así distinguirlo en el plato,  pero … vaya, todos parecían igual de grandes. La primera parte de su plan le había fallado.

Cuando llegó la hora de la cena, se sentó en la mesa rápidamente para ver llegar a su madre con los platos. Un plato con dos huevos perfectos fue a parar delante de su padre. “Este no debe de ser, porque son idénticos”, pensó. En su plato también dos huevos perfectos, idénticos a los de su padre. “Ajá … así que los tiene mamá”. Pero cuando su madre puso su plato sobre la mesa su teoría se desmontó. También parecían iguales. Con la mirada empezó a recorrer los tres platos esperando encontrar una pequeña diferencia .

–         Come que se van a enfriar – Le dijo su padre

Entonces tuvo una idea.

–         Un momento, ¿ Me dejáis probar vuestros huevos ?

Su padre puso cara de perplejidad, mientras su madre sonreía.

Comenzó con su plato. Los dos huevos estaban muy buenos, y no pudo encontrar diferencia en el sabor. A continuación probó los de su padre, que le observaba asombrado por no saber lo que sucedía. Tampoco encontró diferencia. “Lógico, se los ha puesto ella para que yo no los probara”. Decidido tomó el tenedor y probó uno de los huevos. Estaba tan bueno como los demás.

–         He probado todos los huevos y sabían todos igual, así que este – dijo señalando al huevo que faltaba – es el huevo de color tostado

–         ¿Y porque no lo pruebas ?

Reticente lo probó, esperando encontrar algo en el sabor que no le gustara pero … Sabía exactamente igual !!

–         No lo entiendo ¿Dónde está el huevo tostado?

–         En tu plato, quería que lo probarás.

–         Pero si el huevo era diferente, entonces …

–         Hijo, lo que te comes es el interior del huevo, ya ves que no te has de fijar en el color de la cáscara porque lo que importa es el sabor

Entonces el niño lo entendió y dijo :

–         Mama ¿Por qué no mezclan siempre los colores?

Read Full Post »

Bucenado por las aguas oscuras del mar digital encontré ayer un bitácora relacionado con el pueblo que me vio crecer: Olmedo.

Me sorprendió y, después de echar un vistazo rápido a su página inicial, me alegré mucho de que alguien hubiera creado una web relacionada exclusivamente con el pueblo y sus noticias. Recuerdo cómo leía con cierta envidia la web que tiene la localidad hermana de Pedrajas de San Esteban, en la que se comentan las grandes y pequeñas noticias acaecidas en la vida cotidiana. “Pedrajas, del mismo tamaño que Olmedo, con la misma población, con distinta industria pero con gente muy similar, dispone de un espacio de unión para los pedrajeros que viven dentro y fuera del pueblo. ¡Y cómo participan! Sin embargo, en Olmedo no parecen echarlo de menos. Qué triste.”, pensaba.

Y algo así debía pensar también Raquel, pedrajera de nacimiento y olmedana de adopción (es todo lo que sé de ella), hasta que un día decidió abrir el bitácora que hoy recomiendo:

La Dama y el Caballero de Olmedo

Es un blog que incluye gran cantidad de enlaces de asociaciones que se mueven en Olmedo (y no son pocas: grupo de teatro Francachelas, Circolmedo, parroquia, grupos musicales,…), de instituciones, (colegio, instituto, ampa), museos (Villa Romana de Almenara), restaurantes, atracciones turísticas (Palacio del Caballero, Parque Temático del Mudéjar), foros y muchas otras cosas. Los olmedanos pueden estar orgullosos de este espacio que recoge las noticias del pueblo y que crecerá cuando decidan participar más con sus comentarios, noticias y fotos. Por que, eso sí, la web de Pedrajas me sigue dando envidia en cuanto a participación se refiere, pero seguro que todo se andará.

Sólo decir que

¡¡YA ERA HORA!!

y

¡¡¡ Muchas gracias, Raquel !!!

Read Full Post »

Después de un magnífico fin de semana en una casa rural ubicada en Lubián (Zamora), con el divertido grupo de “taperas”, necesito hacer un volcado de memoria aquí para no olvidar las anécdotas vividas, pues el alzehimer no da tregua.

VIERNES

– Lu. cala el coche subiendo la rampa de acceso al garaje.

– Mientras cenamos en la mesa del jardín y comentamos las últimas vacaciones, Lu. cena en la bodega, viendo cómo su Barça le gana la Supercopa de Europa a un equipo ruso en el minuto 117. ¡Hombres!

– Es. mancha los pantalones de vino. Ge. le da el consejo del milagro antigrasa: “límpialo con leche”. Al cabo de un rato, Es. aparece con los pantalones manchados de vino y leche. A partir de entonces, proponemos la leche como quitamanchas universal.

SABADO

– Cortamos un par de peras de un peral que nace en la misma esquina del patio de la casa rural. Inmediatamente aparece una vecina, corpachona y septuagenaria, que nos avisa desde sus gafas de culo de vaso que “esas peras tienen dueño“, pero sin explicitar que la dueña es ella. Sale El. a capear la embestida: “Pues sí que tiene usted el peral cargado; y están muy hermosas; a mi madre no la da tantas; buena cosescha tiene, buena…; como crece en el patio de la casa pensábamos que se podían coger…”, pero sus naturales con la muleta  no tienen el éxito esperado. No cortamos más.

– En dirección al Lago de Sanabria, Lu. abre el paso. Primero se salta el desvío y cambia de sentido en una rotonda;  a continuación sale hacia un polígono industrial en la siguiente rotonda, debiendo volver sobre sus pasos para rectificar; más tarde se salta un Stop en mitad de Ilanes para tomar el desvío correcto al Lago y, finalmente, esquiva un coche que, cruzado, maniobraba en mitad de la carretera, invadiendo la fila de aparcamientos junto a la misma. Y Es. detrás haciendo lo mismo…

– Buscando las cascadas de Sotillo, Ri&Ar deciden subir con la silla de bebé de Sa., que acaba siendo empujada por todos. Sin embargo, es a Ge. a quien sacamos el parecido de “una abuela empujando su andador“. Humm… Por su parte, Sa. (14 meses) se hace con los bastones de Lu. para bajar. Primero el señor Marqués, en toda circunstancia.

– Is., Lu. y El. suben a los coches para bajar la comida y se pierden en un pueblo de tres calles.

– Ya en el merendero, Es. pide que envuelvan sus 3 trozos de empanada “porque, aunque sólo sea uno, yo lo ceno esta noche”. Está con el vientre enfermito y a base de agua con limón. “Pero esta noche me desquito. Como la carne a la parrilla y que sea lo que Dios quiera. Al fin y al cabo, mañana es domingo y puedo descansar.”

– En el Lago de Sanabria, Lu. corre entre los matorrales envuelto en una toalla con intención de cambiarse el bañador, lejos de miradas indiscretas. Pero no escapa a la cámara de Ri.

– Por la noche, Is. y So. bailan al ritmo de U2 “abrazadas” a Mica, que se levanta sobre sus patas traseras para la fiesta.

– La cena consiste en un dieta a base de ensaladas variadas, tabla de quesos (incluido un mohoso Cabrales), picoteo de snacks y conguitos, morcilla de Burgos, perolada de huevos rotos, pinchos de pollo, dátiles con panceta, chorizo asado, pinchos de ternera, quesada casera y tarta de manzana, todo ello regado con agua de la zona, cerveza con limón, sangría Don Simón, botella de Oporto, tinto “Mayor de Castilla”, crema de orujo, licor austríaco de 56 hierbas y, por supuesto, infusión digestiva.

– Festejábamos el 609 cumpleaños de Lu., So. y Ge.

– Tras la cena, interpretamos el futuro éxito teatral “Fracasos“; obra inédita de Es. RRaros espanioles, muy rraros… Un completo “descojono” (no, Olav, no se capó a nadie).

DOMINGO

– Preparando el desayuno, Lu. confiesa que durante la noche se ha despertado porque ha sentido un peso encima y la humedad de una lengua recorriéndole el cuerpo. “¡Por fin el elegir una habitación sin puerta ha dado sus frutos!”, piensa.  Sin embargo, al tacto le parece que la chica tiene demasiado pelo. sus sospechas se confirman cuando, al abrir los ojos , encuentra a la perra Mica. Lu. habla de este episodio de zoofilia como una anécdota divertida, casual, fruto del juego del animal. Nosotros pensamos que no, que algo más hay, que anoche cenamos mucha carne y tal vez Lu. se haya untado el cuerpo de grasa de panceta o chorizo antes de acostarse con el fin de provocar el acercamiento. Mica observa y calla.

– Íbamos a dar un paseo por el pueblo de Lubián y, a lo tonto, a lo tonto, acabamos subiendo al “Cortello dos lobos“. Dejamos por el sendero a la mitad del grupo, que recula, y no nos ponemos de acuerdo en el buen empleo de las lenguas vernáculas, denominando a la antigua trampa como “Concello dos lobos” y “Castello dos lobos”.

– Tras un ligero debate entre partidarios de bajar al río primero y partidarios de visitar primero la ermita, ganan los del río. La ermita está al lado.

– Mica, incosciente de lo fría que baja el agua, echa una carrera en cuanto se ve libre y entra de cabeza en el río. A los demás nos cuesta casi toda la mañana. Mientras nos vamos acostumbrando a la temperatura dentro del agua, la perra aprovecha para cazar un par de zapatillas y llevárselas de paseo por la ribera.

– Animada por el último chute de gammaglobulinas, Ge. entra en el río soportando las bajas temperaturas y se echa a nadar como una valiente. ¿Habrá aplicado el consejo de So. para acostumbrarse: “Si te quedas quieta, no sientes el frío”? (ni las piernas…) Posteriormente, vadeando la represa, pisa mal y cae sentada.

– Comemos de sobras de la cena del sábado (como para no hacerlo), sesteamos; limpiamos la casa; Be. pide que la patrulla coma en su casa un día de estos para limpiarla entre todos posteriormente; hacemos cuentas y nominamos a Ar.&Ri. por deber mucha pasta, pasta que acaba en los bolsillos de Lu., que la adelantó;  regresamos; el Scenic de El.&Es. llega a la reserva y paramos en una estación de servicio; no tienen cintas del Fary y las películas X llevan una pegatina que cubre casi toda la portada y viene a decir: “Ejercicios para una vida saludable”; Sa. se hace caca; Ge. propone parar en un pueblo la próxima vez que haya que repostar, así disfrutaríamos de una terracita en lugar de un bar cerrado; televisan el Almería-Valladolid, que acabará con empate a cero pese a la expulsión de un pucelano.

Navaluenga (Ávila), Regumiel,(Soria), Lubián (Zamora). Nos quedan 6 provincias en las que divertirnos. Y otras cuarenta y pico en cola de espera.

Read Full Post »

El pasado sábado estuve en un encuentro cristiano en Amayuelas de Abajo (Palencia).

El encuentro se centró en escuchar la experiencia vital de varias personas que, por estos motivos que oferta el Diablo, pasan a convertirse en excluidos de esta sociedad nuestra. Un preso, un ex-alcohólico, un discapacitado, un inmigrante, un toxicómano, un anciano, un joven (recluso), dos que optaron por vivir en el entorno rural… faltaron la prostituta, la mujer maltratada y una tercera que ahora no recuerdo, quienes no pudieron acudir por miedo a sus respectivos entornos.

Pasamos la mañana, gente de distintos pueblos, escuchando a estas personas, que  desnudaron su vida ante nosotros. Sus problemas estaban relacionados unos con otros: el divorcio me llevó a la bebida, me daba al alcohol y pasé a las drogas, llegó la hepatitis, luego la cirrosis, maltrataba a mi familia, en la cárcel no se puede uno evadir de otra forma, con este curriculum nadie me contrata, sin trabajo no puedo pagarme una habitación, vivo de la caridad, de una pensión, de Cáritas… Y claro, la gente no quiere nada conmigo y yo no me atrevo a nada, sólo pido comer.

La iniciativa parte de tres curillas rurales y muchos acólitos que entienden la Iglesia desde los pobres, los apartados, los necesitados. No es la primera vez. El año pasado, por Amayuelas pasó Leonardo Boff, por ejemplo. Ni siquiera el escenario es casual. Amayuelas es algo más que un barrio-pueblo de San Cebrián de Campos: es un proyecto. Un proyecto de recuperación del entorno rural, de su desarrollo y conservación, a través de la construcción en adobe, el reciclaje de residuos para mejorar el aprovechamiento de los recursos y reducir la contaminación, la recuperación de las semillas autóctonas naturales en lugar de las transgénicas de temporada…

Lo pasamos estupendamente. La comida, lentejas, pan negro y cordero, procedía del mismo pueblo. El café estuvo amenizado por un grupo folk y estos “okupas”, “alternativos”, o como les quieran denominar los hijos del prejuicio, nos enseñaron su trabajo en defensa del medio rural. Una jornada de escucha y reflexión sobre los desheredados de la sociedad en un entorno desheredado por el desarrollo. Y yo sentado delante del ordenador…

Read Full Post »

Cuando uno saca la barca y se echa a la mar, nunca sabe qué peces acabarán en sus redes. A los peces hay que dejarlos vivir. Los que caen en mi red son devueltos al agua, pero no sin antes tomarles una foto, para poder presumir después con los amigos.

Hoy he salido a la mar de Infernet (la mar de información) y, navegando por esas páginas de Dios, he llegado a descubrir un hermoso ejemplar de bitácora. Se trata de “Valladolid, rutas y pueblos”, un website en el que dos ciclistas vuelcan su gusto por los parajes de la provincia que recorren en bicicleta. Su gusto y su información, pues también aportan mapas de sus rutas y numerosas fotos de lo que podemos contemplar al recorrerlas.

Para aquellos que gustamos de andar en bici, para los que les guste el campo, para los amantes del deporte, para los que necesitan salir de la ciudad, para los de aquí, para los que estáis un poco más allá y no sabéis lo que estas tierras pueden ofrecer, para aprovechar el verano, la primavera y el otoño, para regalar…

Por supuesto, podréis encontrar este enlace en la sección Bazar.

Read Full Post »

Older Posts »