Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 octubre 2009

A veces, las menos, uno puede trabajar cabeza abajo (como estamos los murciélagos) escuchando música a través de los cascos. Hoy es uno de esos días en los que puedo dedicar parte de mi atención al inglés que no entiendo y a la melodía que me alegra el ánimo, mientras la atención restante se centra en salvar este país de la crisis.  En su reproducción aleatoria, el Windows Media ha encontrado una canción que escuché por primera vez en París, hace ya… no quiero calcular los años. Fue tan profunda la experiencia, sin necesidad de ningún hecho espectacular o fuera de lo normal, que la siguiente canción quedó asociada para siempre (o hasta que el alzehimer lo arrase de mis neuronas) a este viaje de fin de curso.

Reconsiderándolo, tiempo después, creo que este viaje resultó inolvidable por los siguientes  motivos:

1. Fue el primero que hacía al extranjero, cuando salir allende las fronteras parecía algo al alcance de los más pudientes o formados en idiomas;

2.  Iba a París, “la ciudad del amor”, y yo con 18 primaveras y sin zagala que me mirase con ojos tiernos;

3. En la residencia donde nos alojamos encontré a un vecino del pueblo al abrir el ascensor. No sabía que era la última vez que volveríamos a encontrarnos en esta vida;

4. Ayudé a la chica más atractiva del instituto a buscar su lentilla; posteriormente, la chica más atractiva del instituto, durante un traslado a pie por La Defense, se me acercó para preguntarme cómo funcionaba la Bolsa del Mercado de Valores. Esto me dejó perplejo. Mi primera reacción fue explicarla lo que yo creía saber del asunto. No tuve coraje para pasar de mi primera reacción. Imbécil de mí.

5. La segunda chica más atractiva del instituto (a mis ojos, por supuesto) se alojaba en la habitación contigüa a la mía. De hecho, las literas de ambas habitaciones estaban separadas por una pared. Esos quince centímetros de ladrillo y aislante evitaron que la segunda chica más atractiva del instituto cayera en mis brazos. Bueno… eso y la timidez que me invadía cada vez que se cruzaba conmigo… y tal vez la suya también, por qué no.

6. Tras muchos años de estudio y academias, logré, por fin, poner en práctica mis habilidades idiomáticas con la lengua de Shakespeare. Fue en el museo Pompidou y creo que los belgas que intentaban ligar con Susana no me entendieron del todo. Me dijo: “Mira a ver qué quieren, que no me cosco de nada” . Acabamos hablando ellos y yo en inglés, mientras ella escurría el bulto. Hábil estrategia femenina. A mí me sirvió para darme cuenta de que mis años de estudio y ejercicios sobre el papel no servían de nada si uno no sale de su terruño.

7. Decidí tirar la casa por la ventana y compré una cinta de Atahualpa Yupanqui por 40 francos. Salió cara, pero los peruanos sonaban tan bien en directo… (ahora que lo he buscado en Wikipedia descubro que el tal grupo peruano debía usar ese nombre en la carátula de la cinta, porque en realidad es el nombre artístico de un famoso cantante folclórico argentino)

8. En el viaje de vuelta en autobús, aparte de tararear mentalmente la canción de Scorpions, recogía en mi retina la belleza verde de Francia. Llegando a la frontera de Irún, a las seis o siete de la mañana, la carretera mojada por la lluvia fina y los compañeros y profesores dormidos con la cabeza de lado, el conductor perdió la conciencia durante dos segundos y el autobús estuvo a punto de salirse de la calzada en dirección a un enorme poste de hormigón; gracias a Dios, su golpe de sueño le hizo reaccionar y dar un volantazo que nos salvó de ser noticia en el telediario. Una profesora y yo fuimos testigos mudos de nuestra buena suerte.

Hay más cosas que ahora no recuerdo del todo, como cuando quise llevar a algunas amigas a la discoteca,  seguro de acordarme del trayecto en metro realizado por la tarde, y acabamos en una hamburguesería, ellas con un cabreo del siete; o como cuando echaron la bronca a las pijas, por eso de correr por los pasillos a las tantas de la mañana y meterse en habitaciones de sorprendidos huéspedes alemanes… ¿Subimos a la Torre Eiffel? Y quién lo recordaría después de haber tenido a las dos chicas más atractivas del instituto más tan cerca que… Subiríamos, digo yo.

Anuncios

Read Full Post »

Mi Tikur Amora, mi aguilucho, el Marqués de Babillas o Samuel, como preferirá que lo llamen cuando tenga uso de la palabra y defensa con la misma, anticipa lo que le va a llegar gracias a la canción que suene de pronto en la radio de su padre. Beneficios del condicionamiento clásico demostradopor Pavlov.

Por la mañana, para despertarle, Candeal le ayuda a regresar de los brazos de Morfeo. “Levántate, morenita” no es cualquier canción. Es la melodía que Toño logró clavar en mi conciencia durante una excursión a la montaña palentina, en épocas mozas. Años más tarde, en Villalar me enteré de que es la propuesta popular para el himno de Castilla-León. Independientemente del uso que se le quiera dar a la canción, su melodía y letra son preciosas. Y anuncian el despertar…

(siento el monotema de la bandera, es la música lo que me interesa y la versión más completa que he encontrado)

Por la noche, antes de la cena, mi Tikur Amora acude a su cita casi diaria con el baño. Y digo acude porque, después de asociarle la siguiente canción al momento acuático del día, es él quien empuja su sillita hasta el baño casi con alegría (lo de “empujar su sillita” es verídico):

Efectivamente, la canción fue elegida a propósito del momento por el que iba a pasar, pero esto sólo lo sabrá cuando vea la película.

Finalmente, para anunciarle que el tiempo de lectura post-cena ha finalizado y que es la hora de abrazar las sábanas, nos decantamos por un clásico infantil:  “Canción de cuna” de Brahms. Poco original pero altamente efectivo, como comprobamos:

Por si fuera poco, su tío abuelo Eutiquio le regaló una cajita musical que reproducía esta misma melodía, versión metálica, con lo que las gargantaas de sus padres pudieron relajarse.

Así como Samuel dispone ya de canciones asociadas a determinados momentos del día, su padre tiene también canciones asociadas a determinados momentos de su vida. Pero eso es tema de otras entradas.

Read Full Post »

Este párrafo, ¿es parte de una homilía o de un mitin de un partido político?

“En nuestros días, esto es de imperiosa necesidad: debemos tener bien fortalecidos nuestros criterios para no dejarnos engañar ante las causas y consecuencias de la crisis económica; para denunciar la crisis de autoridad que campea a todo nivel; para defender la objección de conciencia ante leyes que puedan intentar suprimirla( p.e.: nadie puede obligarme por ley a que yo acabe con una vida humana); para no aceptar ni aprobar leyes sociales que revestidas de un falso progresismo, no son más que leyes perversas que destruirán los mismos cimientos de la persona y de la sociedad; para rechazar la ley del ‘mínimo esfuerzo’, del ‘todo vale’, del ‘da igual’ por cuyos cauces será normal el uso indiscriminado de la droga, la prostitución explícita en las calles, la legalización del aborto (¿cómo puede ser el aborto un derecho de la madre, el derecho a matar a su hijo???), la facilidad del botellón, la unificación a la baja en el estudio de los alumnos.”

Se abre la encuesta…

Read Full Post »

Bucenado por las aguas oscuras del mar digital encontré ayer un bitácora relacionado con el pueblo que me vio crecer: Olmedo.

Me sorprendió y, después de echar un vistazo rápido a su página inicial, me alegré mucho de que alguien hubiera creado una web relacionada exclusivamente con el pueblo y sus noticias. Recuerdo cómo leía con cierta envidia la web que tiene la localidad hermana de Pedrajas de San Esteban, en la que se comentan las grandes y pequeñas noticias acaecidas en la vida cotidiana. “Pedrajas, del mismo tamaño que Olmedo, con la misma población, con distinta industria pero con gente muy similar, dispone de un espacio de unión para los pedrajeros que viven dentro y fuera del pueblo. ¡Y cómo participan! Sin embargo, en Olmedo no parecen echarlo de menos. Qué triste.”, pensaba.

Y algo así debía pensar también Raquel, pedrajera de nacimiento y olmedana de adopción (es todo lo que sé de ella), hasta que un día decidió abrir el bitácora que hoy recomiendo:

La Dama y el Caballero de Olmedo

Es un blog que incluye gran cantidad de enlaces de asociaciones que se mueven en Olmedo (y no son pocas: grupo de teatro Francachelas, Circolmedo, parroquia, grupos musicales,…), de instituciones, (colegio, instituto, ampa), museos (Villa Romana de Almenara), restaurantes, atracciones turísticas (Palacio del Caballero, Parque Temático del Mudéjar), foros y muchas otras cosas. Los olmedanos pueden estar orgullosos de este espacio que recoge las noticias del pueblo y que crecerá cuando decidan participar más con sus comentarios, noticias y fotos. Por que, eso sí, la web de Pedrajas me sigue dando envidia en cuanto a participación se refiere, pero seguro que todo se andará.

Sólo decir que

¡¡YA ERA HORA!!

y

¡¡¡ Muchas gracias, Raquel !!!

Read Full Post »