Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 abril 2008

Esta vez presenté dos relatos propios y uno escrito entre los amigos, a razón de una frase por persona. Aquí los dejo.

(1)

Se lanzará desde el trapecio. No se preocupe, hay red y llevará casco. Después acudiremos al puente de hierro. Allí le esperan los arneses y las cuerdas de goma. ¿Había hecho puenting antes? ¿No? Mejor. Una hora más tarde, en el aeródromo, subirá en la avioneta del comandante Albertos. Un par de ‘picados’ antes de arrojarse en paracaídas le liberarán definitivamente de esa pesadilla que le trae a mi consulta, se lo aseguro. No caerá más al vacío. Anímese, está en buenas manos.

(2)

Se lanzará desde el trapecio en una hora si no le devolvemos la calculadora. Juega a nuestro favor el hecho de que está loco, de que no tiene reloj y de que ese trapecio mide menos de dos metros; en contra, que hemos destruido el aparato. Quiero a tres hombres apostados en el suelo…

¿No será en el tejado?, interrumpió el baboso.

Nos lo prohibió el psiquiatra de este puto centro. Si el matemático de Fuensalida se suicida nos echarán a la habitación acolchada otra vez. Y lo peor es que nos dejarán sin postre.

(3, comunitario)

Se lanzará desde el trapecio. Y flotará, porque nunca ha tenido buena relación con la gravedad. Se posará gracilmente sobre las aguas plateadas. Todo será como un gran sueño. ¿Despertará en el mismo lugar de otras veces?, me preguntaba. Mercedes no había tenido una sensación tan real del futuro, sólo atisbos. Pero primero tenía que subir.

Read Full Post »

Mayalde

El día de la Comunidad castellanoleonesa, 23 de abril, pude asistir por fin a un concierto de Mayalde. Y me he vuelto “mayaldista” perdido. Folclore, historia, instrumentos sencillos como vasos, botellas ¡o una mesa!, o fabricados y adornados por ellos mismos (creo), casi salidos de un museo etnográfico, show divertido en el que el público participa de las canciones y del baile, humor, elogio de las antiguas costumbres musicales y denuncia de las nuevas tendencias… Un espectáculo de los que ya quedan pocos. Me quito el sombrero.

Recopilo aquí algunos videos de Youtube.

Con Bernabéééééé (es el instrumento con piel de cabra)

La mesa

La mesa, otra vez, con ironía

Mustafá

Otra

Y una especie de letanía graciosa en la que el cantante, en el papel de un feligrés llamado Saturnino que ha descubierto quiénes han robado en la iglesia, juega con el público, que hace las veces de párroco que pregunta al feligrés quiénes son los ladrones:

Párroco (público): Saturnino, dínoslo… dínoslo… dínoslo.

Saturnino (Mayalde): Ya os lo lilé…. ya os lo lilé…

Párroco (público): Saturnino, dínoslo… dínoslo… dínoslo.

Saturnino (Mayalde): Ya os lo lilé…. ya os lo lilé…

Párroco (público): Saturnino, dínoslo… dínoslo… dínoslo.

Saturnino (Mayalde): Los lalones, los lalones, los lalones, los lalones…

Párroco (Mayalde): Saturnino, Saturnino, no nos toques los…

Read Full Post »

50 euros por esto

En un día como hoy, en el que la primavera empieza a despertar calores pero mantiene el aire aún fresco, he tenido tiempo de pasearme por la Wikipedia. Saltando de un enlace a otro, he leído con cierto interés sobre temas variados que mis neuronas no recordarán, porque no son necesarios para mi supervivencia o felicidad (según se mire desde el Tercer o Primer Mundo).

He empezado por las construcciones en superadobe, obra de Nader Khalili, un arquitecto iraní. Casas distintas, baratas, resistentes a terremotos e inundaciones, y fáciles de construir por uno mismo con el material de la zona donde uno vive. ¿Se puede pedir más? Bueno, algo de calefacción, agua… Pero de gran utilidad para los más desfavorecidos:

Recuerdo el Club Bilderberg. Un grupo de personas influyentes de EEUUropa organizan una reunión anual para tratar un tema que les interesa sobremanera. A dicha reunión invitan a dos personas de distintos países, lo más influyentes posible, estilo político, banquero o periodista, con lo que al final son unas 100 ó 150 las personalidades que se juntan. De lo que tratan, sólo ellos lo saben. De hecho, no hay un sólo profesional del periodismo que cubra la noticia, ni siquiera un triste paparazzi que se acerque a tomar un robado. El contenido es secreto y no trasciende a la sociedad. O casi. Cristina Martín, una valiente periodista ha tratado de recoger información sobre este club, logrando publicar un libro que no he leído pero que dará, imagino, para pensar sobre la forma de controlarnos. Digo ‘valiente’ porque algunos han debido morir por intentar lo mismo. Y es que este club, según cuenta, está orientado a dirigir el planeta de manera silenciosa a través de la influencia de sus miembros en sus respectivos países, casi todos occidentales. Para lograr semejante obra, todo vale, incluso el asesinato, pero especialmente las guerras. Cuesta creerlo. Y más si entre ellos hay españoles, no tengo claro si como miembros permanentes o como invitados para temas concretos. Felipe González, Javier Solana, Rodrigo Rato, Esperanza Aguirre, Juan Carlos, Sofía y su hija Cristina, Juan Luis Cebrián… Lazos con la masonería, secretismo, influencia política y mediática… ¿Por qué las pocas noticias que trascienden de las reuniones de un club con semejantes miembros me resultan tan inquietantes? Si es verdad lo que dice esta periodista, va a ser necesario que abran las ventanas y corra el aire, o que se desintegren (ja ja) o que despierte la masa crítica y no se deje controlar. Pero, claro, para eso está la masa crítica agarrada por las pelotas con las hipotecas, el trabajo incierto y mal pagado, el deseo de vacaciones y lo que cuente el coño de la Bernarda en los programas rosas.

Para rebajar mi creciente tristeza, decidí empezar una investigación mediante la Wikipedia. Hay un pueblo en Ecuador con el mismo nombre que aquel del que procedo: Olmedo, en Valladolid (España). Me imaginé que esto se debería a que algún prohombre (mercenario, vaya usted a saber), antepasado familiar o no, acompañó las expediciones de conquista del Nuevo Mundo, acabó con la vida de varios indios y fundó una colonia con el nombre del pueblo donde nacimos. Lejos estaba mi imaginación de la realidad. Las investigaciones me condujeron a José Joaquín de Olmedo (1780), prócer de la independencia de Guayaquil (Ecuador) y que dio nombre a la localidad. Tirando del hilo, el prócer fue hijo del capitán Miguel de Olmedo y Troyano (1733), quien procedía, ¡oh, dioses!, de la Villa de Mijas, Málaga, no de la de Castilla y León, cuna de mis entretelas. Todavía tenía información a través de su padre, Agustín de Olmedo, pero ya se perdían los apellidos y mi interés por los enlaces de Google y la Wiki, así que concluí de la siguiente manera: “Agustín de Olmedo fue un mercenario olmedano que, en busca de fortuna, bajó a Mijas, Málaga, acompañando los rebaños a la vuelta de su trashumancia por la Ruta de la Plata y desvío aparte, participó en los negocios portuarios relacionados con  los viajes hacia el Nuevo Mundo, acabó con la vida de varios borrachos y buscapeleas, y terminó fundando una familia, dejando como herencia a su hijo Miguel el apellido de la villa que le vio nacer y una próspera carrera en el ejército. Lo demás, es historia”. Y me he quedado tan ancho.

Finalmente, he paseado por algunos blogs enlazados aquí a la izquierda y he descubierto que hay bloggers que publican con antelación el relato con el que participan en el concurso de microrrelatos de la Cadena Ser.

Qué día más inoperante, Señor.

Read Full Post »

(Pilar me animó a participar en un concurso semanal de microrrelatos organizado por la Cadena Ser y la Escuela de Escritores. Como el esfuerzo no era demasiado grande y la actividad es estrentenida la dije que participaría cuando pudiera. La idea consiste en hacer un relato de un máximo de 100 palabras a partir de una frase, que va en primer lugar. Voy a ir colgando aquí los microrrelatos que no sean seleccionados como finalistas semanales -es decir, todos-)

Mejor el dragón que mamá… hum… ¿Qué hago?… Va a ser mejor conocer al dragón que seguir soportando a mamá… Irme de una maldita vez, tener independencia… salir de marcha y llegar por la mañana, sin ceños fruncidos que me reciban… cortinas de las que no preocuparme si las salpicó el vino durante la fiesta… dejar de pedir el coche con excusas inverosímiles para ‘pillar cacho’ con Teresa, o quien sea… pero Shangai suena tan lejos… mamá se va a enfadar… aunque un año de beca de Comercio Exterior se pasa pronto… es pulsar el botón, enviar el curriculum… ¿pulso o no pulso?

Read Full Post »

El otro viernes, de vuelta a casa en el autobús, Hugo me comentaba los nuevos tecnicismos a conocer a la hora de hablar con propiedad sobre los problemas de la vivienda. Me parecieron excelentes. Aquí van:

Están los Burbujistas, que son quienes piensan que esto del precio de la vivienda es una burbuja que algún día explotará; ese día, el precio descenderá, arrastrando con él faldas y pantalones.

En contrapartida se encuentran los Nuncabajistas, que creen que, por mucha crisis que haya, los precios de la vivienda nunca van a bajar, para gozo de los hipotecados.

Finalmente, todos ellos pueden formar parte de los Lonchofinistas, que son aquellos hipotecados que, haga el precio de la vivienda lo que haga, suba o baje, su hipoteca les fuerza a comprar el chopped en lonchas finas para que les cunda más.

Filosofía popular y certera.

Read Full Post »

Bab’Aziz

Un anciano ciego, sabio y sufí, cruza el desierto de la mano de Ishtar, su nieta. Se dirigen a una fiesta que hacen los derviches cada treinta años, pero no saben ni dónde es ni cuándo empezará. Tampoco les importa. “Lo importante no es saber dónde, sino caminar hasta encontrarlo”, como dice Bab’Aziz. Mientras suben y bajan dunas, la niña pregunta y el anciano responde, la va enseñando.

Ishtar quiere que Bab’Aziz le cuente una historia. Él le habla de un príncipe que, un día, sale de su hermosa tienda en persecución de una gacela; cuando sus sirvientes le echan de menos y salen a buscarlo, le encuentran ensimismado mirando el fondo de un charco. La película se subtitula “El príncipe que observa su alma”.

Durante el recorrido sobre la arena, se van encontrando con distintos personajes. Cada uno cuenta su historia, revela sus problemas. Un pelirrojo que se tira a un pozo, angustiado, esperando encontrar en él el acceso al palacio lleno de mujeres hermosas que dejó atrás. Un joven poeta o cantante busca a la mujer de la que se enamoró una noche y que le dejó para ir en búsqueda de su padre. Un gemelo persigue a un derviche para vengarse por la muerte de su hermano… La gente siempre tiene algo que aportar a los demás: su propia historia, con sus miedos, sus esperanzas, sus deseos. Y los demás siempre tienen algo que aportar a la gente: la anciana que recoge al pelirrojo tras su caída al pozo y le anima a expresar sus sentimientos, como si fuera su propia madre; el viejo sufí, pidiéndole al poeta que no deje de cantar, pues ése es su auténtico camino; el motorista que recoge al gemelo y le ayuda en su búsqueda del derviche… Al final, caminando por el desierto, cada uno encontrará lo que busca.

La película está llena de silencios, de música árabe estupenda, de diálogos, a veces demasiado “pedagógicos” entre la nieta y su abuelo (repitiendo su nombre a cada pregunta, excesivo para mi gusto), de historias y saltos que parecen inconexos pero que cobran sentido dentro de una perspectiva general, y, ojo que esto es cine con otros ritmos, una lentitud a la hora de desarrollar la trama que molesta bastante a los riñones (he visto cómo alguna persona bajaba los párpados un par de veces). A mí me merece la pena, pero aviso a navegantes, hay que armarse de paciencia.

La página de Bab’Aziz

Read Full Post »

Trueque

CAMBIO puesto de trabajo en importante empresa de informática, con horario flexible, excelente ambiente laboral, cercano a la cafetaría, vistas agradables a un extenso potos, en polígono de servicios ubicado en un entorno natural con olor a pino y transporte gratuito,

POR puesto de trabajo en medio de difusión escrito (periódico, revista, etc), con horario flexible, el ambiente laboral ya lo haremos excelente, cercano a cualquier lugar en el que poder cambiar el chip, vistas las que sean (llevaría potos), en polígono de servicios ubicado en un entorno natural con olor a pino o en la localidad más cercana, transporte ya lo vería yo y remuneración en base al número de “paridas” por artículo.

Read Full Post »

Older Posts »