Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 febrero 2008

La nueva Cuba

Por fin ha llegado el cambio a Cuba: los discursos serán más cortos.

Anuncios

Read Full Post »

Serenade

Leyendo a Almendras en el Bolsillo he saltado a Diario del hombre invisible, donde he descubierto este video y su explicación: “ha resultado ganador en un concurso promovido por el grupo DOVER para su canción “Serenade”, realizado por Diego Pastor y cuyos protagonistas pertenecen al Hogar de personas mayores de Alcañiz (Teruel)“.

Si esto no es tener humor y ganas de vivir, baje Dios y lo vea.

Read Full Post »

Desgraciadamente, no puedo copiar cualquier frase-párrafo-texto de estas entradas y presentarlo a un concurso de microrrelatos. Las bases de estos concursos consideran que la obra no es inédita si ya se ha publicado en Infernet. Una pena. Una pena para mí, que tengo que pensar para crear tal obra o micro-obra. No es por no pensar, es por el tiempo que lleva tratar de ser original, o de encontrar una emoción que literaturizar. Wundt y su psicología fisiológica experimental no me dan tregua. Un pesado. Y para qué, si se va a pirar a Leipzig y va a renegar de su metodología inicial… En fin, que mi nuez moscada protegida por meninges va a centrarse, en sus ratos libres, en idear algún microrrelato que enviar por email.

Haciendo un esfuerzo a vuelapluma obtengo estas ideas para empezar:

1. Las cigüeñas que no emigraron en invierno. Se quedaron en la meseta castellana, aprobaron una oposición y se corrompieron.

2. La casa de los secretos. Era una casa de servicio público, mantenida por los sueldos de todos los ciudadanos, donde todas las gestiones se hacían, en el mejor de los casos, susurrándose al oído y tapándose con la mano . El secretismo era la primera norma, incluso con los interesados.

3. La resurrección de Chindasvinto. Comienza a arrasar todo lo que encuentra y pasar a espada a los gestores administrativos.

4. El orfanato. Una mujer, criada en un orfanato, vuelve a él para comprarlo y convertirlo en Barrio Sésamo. Habría que incluir algún fantasma y dos o tres muertes espantosas.

5. Las ingles. Desarrollo filogenético y perspectiva de evolución.

6. El juglar de Les Luthiers. Por cumplir los deseos de su rey, canta a María cambiando los “mi” del rey por “su” de él: Estás en todas las cosas, mi vida, dice el rey; Estás en todas las cosas subida, dice el juglar. Esto sería plagio. Es síntoma de que ya se agotó la imaginación a vuelapluma. Me voy a cenar.

Read Full Post »

Narraciones de Borges

Si por algo me encantan los cuentos es porque terminan en un tiempo relativamente breve. Unos me parecerán buenos y otros malos, pero puedo tardar en juzgarlos lo que a un niño le dura un cucurucho, o lo que a una anciana un paseo en mitad del invierno, o lo que tarda un lebrato recién parido en encontrar el pezón de su madre. En mi caso, me hago una idea en la media hora previa a reposar, por fin, la espalda silenciosa y sacrificada sobre el colchón de la cama. La mejor preparación al sueño: un cuento. Y si es fantástico la imaginación se alegra endemoniadamente. Así de jubilosa ha estado durante las últimas dos semanas gracias a las Narraciones de Jorge Luis Borges. Simplemente, quiero recomendar el libro. Las razones son éstas:

– “Hombre de la esquina rosada”, que me recuerda el lenguaje desconcertante y etnográfico de Pedro Páramo.

“Pierre Menard, autor del Quijote”, que es de lo más divertido cuando entra en materia. La comparación de los dos párrafos del Quijote, uno de Cervantes y el otro nacido de la imaginación espontánea de Pierre Menard, es de un absurdo hilarante.

“Las ruinas circulares” acaba de manera recursiva y, aún así, sorprendente.

“La biblioteca de Babel” que, aunque a mí no me atrajo tanto, da una muestra de cómo describir el infinito.

“El inmortal”, donde hipotetiza sobre las desventajas de lograr la inmortalidad.

“Deustches Réquiem”, mostrando la capacidad de pensar como un nazi derrotado, aun aborreciendo el nazismo, y la transformación mundial que han forzado con la guerra. Que el cielo exista, aunque nuestro lugar sea el infierno.

– “El aleph” o cómo ver con los ojos del totipresente. El rodeo dado hasta llegar a encontrar el aleph da la consistencia al cuento.

“La intrusa” o cómo dos animales se pueden enamorar de una misma mujer, y compartirla, y no por ello dejar de ser hermanos.

“El Evangelio según Marcos”, un cuento-ratonera, donde el ratón es el protagonista y el lector le sigue como un cordero: cuando quieres darte cuenta, ¡no puedes escapar!

   “El informe de Brodie”, que muestra otra organización social… posible organización social… salida de la mente volada de Borges.

– “El otro”, donde el tiempo se pliega haciendo que el mismo individuo se encuentre consigo mismo cincuenta años más tarde.

– “El libro de arena”, otra joya infinitesimal.

Todas las razones expuestas han sido descubiertas por mí bastante tarde, pues a este autor, como a tantos otros, debería haberlo leído ya, pero cierto es que su desmesurada imaginación (y su prosa) se me hacen más entendibles ahora que no con quince años menos. Me ha gustado el descaro inicial en el que Borges advierte al lector que va a leer un hecho fantástico, por tanto irreal mientras no se demuestre lo contrario, que sin embargo le ha ocurrido en realidad. Es para leer despacio, porque las comas lo invaden todo, y preferiblemente antes de cerrar los ojos…

No hay ejercicio intelectual que no sea finalmente inútil

(“Pierre Menard, autor del Quijote”,  J.L. Borges)

Read Full Post »

Gema, una amiga vivaz, locuaz, ecuánime e instruida por múltiples lecturas, posee un vocabulario imprescindible para cualquier persona que aspire a escribir profesionalmente: extenso, enriquecido y atinado en su uso espontáneo en pleno diálogo. Se expresa con una facilidad y naturalidad envidiables y, las más de las veces, el grupo de las tapas nos acabamos partiendo con alguna de sus expresiones. Ayer tuve la ocurrencia de ir creando el diccionario “Gema-Castellano”, con el fin de recordar los regalos lingüísticos de este manantial de letras y vocablos que es Gema.

E

Esponjarse.- fermentación de los alimentos en el estómago. Ejemplo de uso: Si paro de comer un rato, se me esponja la comida en el estómago y ya no me entra nada más.

Enguñiparse.- comer desaforadamente. Se utiliza como verbo sustitutivo de cualquier otro que refleje un estado del ser humano. Ejemplo: Me piro, que me estoy enguñipando demasiado; Me enguñipé y casi nos chocamos.

P

Perdona pero disculpa.- Solicitud irónica de perdón por un hecho del que no se es responsable. Si se pronuncia en mitad de dos frases, sin pausa alguna, como quien no ha querido soltar la gracia, su efecto cómico está más que asegurado.

La Real Academia de la Lengua “Gemana”, Deuschelengüen Realakademien, ampliará la presente edición de este diccionario en futuras revisiones.

Read Full Post »

Quiero ser psicólogo

¿Cómo cambia un psicólogo una bombilla?

Si ella no quiere…

Read Full Post »

Repasando los apuntes antes de entrar a realizar el examen de Historia de la Psicología, tuve el fogonazo interior que originó estas líneas. Releía a Hobbes, filósofo inglés de finales del siglo XVI, autor del contrato social. Por lo visto, vivió una época histórica revuelta y violenta, con guerras internas en la isla de Su Graciosa Majestad de las que extrajo conclusiones sobre la naturaleza humana (cómo las encontraría que las plasmó en un libro titulado Leviatán) y su necesidad de gobierno. Aquí reproduzco lo extraído de la Wiki:

Escribió Leviatán, un manual sobre la naturaleza humana y como se organiza la sociedad. Partiendo de la definición de hombre y de sus características explica la aparición del Derecho y de los distintos tipos de gobierno que son necesarios para la convivencia en la sociedad. Considera al Estado como un acuerdo natural entre los poderosos o gobernantes y los súbditos que beneficia a ambos.

Su visión del estado de naturaleza anterior a la organización social es la “guerra de todos contra todos“, la vida en ese estado es solitaria, pobre, brutal y breve. Habla del derecho de naturaleza, como la libertad de utilizar el poder que cada uno tiene para garantizar la auto conservación. Cuando el hombre se da cuenta de que no puede seguir viviendo en un estado de guerra civil continua surge la ley de naturaleza, que limita al hombre a no realizar ningún acto que atente contra su vida o la de los otros. De esto se deriva la segunda ley de naturaleza, en la cual cada hombre renuncia o transfiere su derecho a un poder absoluto que le garantice el estado de paz.

Mis apuntes lo resumían más o menos así: “Todos los hombres nacen con parecidas capacidades mentales y físicas, y tienden hacia sus propios intereses cuando no tienen control (guerra civil), incluso atacando a sus semejantes. Pueden defender sus intereses e igualdades mediante el control impuesto por un gobierno, lo que les hace perder libertades (“tener tanta libertad como esté dispuesto a dar”). El mejor gobierno es el despotismo absoluto en el que existe un contrato entre individuos y una autoridad (rey o parlamento) que garantice su seguridad. Pero, si no le protege, tendrían derecho a derrocarlo.”

Es decir, el déspota (persona o institución) firma un contrato con el ciudadano para garantizarle seguridad a cambio de parte de su libertad.

Curiosamente, ayer tarde escuchaba por las ondas una parte de una de los múltiples debates-discusiones en torno al quehacer de uno de los partidos políticos que aspiran a despotizarnos durante cuatro años, y su representante en la animada tertulia presentaba el programa electoral de su partido como “un contrato con el votante”.

La relación de ese comentario radiofónico con la lectura de Hobbes se mostró en mi cabeza durante un breve instante, como una imagen de un cuadro costumbrista: la eterna “guerra” político-civil entre dos Españas aparentemente opuestas, soliviantadas durante estos últimos semanas de campaña electoral, luchando por sus propios intereses desde televisiones y actos públicos, con ejércitos de leviatanes gritando como trompetas ruidosas y desafinadas: “Éste es nuestro contrato contigo. Si lo firmas, te garantizamos tu seguridad“, pero callando la coletilla “… a costa de parte de tu libertad“; mientras, al fondo, un Hobbes cruzado de brazos me mira sonriente, y esa sonrisa me recuerda que su influencia sobre la historia, la psicología, las elecciones del 9-M y la madre que nos parió a todos es más actual de lo que yo sospechaba. Así que seguí mi repaso con el siguiente filósofo mientras trataba de apartar de mi mente interferencias hobbesianas innecesarias para el estudio, como lo de ese documento que quieren hacer firmar a los inmigrantes para que aprendan a cortar el jamón ibérico.

Read Full Post »

Older Posts »